top of page

DOMINGO III "A" - Potosí 22/01/23

Is 8,23b-9,3: El pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz

Sal 26: El Señor es mi luz y mi salvación

1Cor 1,10-14.16-17: Que no haya divisiones entre ustedes

Mt 4,12-23: El Pueblo que se hallaba en tinieblas vio una gran luz

Hoy, la 1a lectura y el Evangelio tienen un tema en común: "El pueblo que camina en tinieblas ve una gran luz". Esa gran Luz es Cristo, que llama a los suyos a la unidad (tal como san Pablo puntualiza), la armonía y a seguirle sin imponer pretextos como lo hicieron los primeros apóstoles. Por eso, quiero destacar 3 características de la Luz de Cristo:


1. La luz de Cristo es energía. Una energía de Dios que está en nosotros por medio de Cristo. Para apropiarnos de la luz de Dios, hay que rezar los "Misterios de la luz". Hay personas que parecen muertos en vida: con los pantalones cayéndose y a media nalga. "Ni fu ni fa". Si se cae el techo, le da igual. Los hermanos de la provincia de Toscana, dijeron: "allá en Italia tenemos hermanos que si hay goteras en su habitación, mueven la cama al otro rincón y continuan así. No son capaces de hacer un proyecto de refacción como este", al ver el proyecto que le presentamos.


2. La luz de Cristo es poder. Es un poder transformador que cambia lo pecaminoso, impuro, lo ignorante y lo injusto, en algo luminoso. Nunca es tarde para cambiar. Uno puede tener la tentación de decir: "ya estoy muy viejo", "voy a cambiar cuando muera mi suegra", "días antes del examen voy a estudiar", "mañana me voy a levantar más temprano", decimos pretextos, dominado por el ocio, la flojera, envidia (fábula de la luciérnaga y la serpiente), etc. Eso dicen las personas que no confían en el poder de Dios. Por tanto, hemos de ser como Pablo: "todo lo puedo en Cristo que me conforta". Es que con Cristo somos fuertes ante la tentación... Porque con Él "la luz vence a la sombra y la paz a la guerra; el amor vence al odio y el sencillo al soberbio..."


3. La luz de Cristo es influencia. La luz divina ejerce una influencia que procede de Dios por conducto de Cristo y que da vida y luz a todas las cosas. El que está influenciado por la Luz de Cristo es pronto en la respuesta, inmediatamente realiza sus tareas, no se acumula deudas, son como los discípulos que dejan todo y siguen a Jesús. Por eso, las personas que influenciadas por la luz de Cristo, trabajan por la unidad, es más, se esfuerzan. Así como la esposa que cocinó sopa de espinacas durante todo el mes y al fin el esposo le dijo: no me gusta la sopa de espinacas. A veces hay que hacer un esfuerzo grande para mantener la unidad que recomienda san Pablo.

bottom of page